Cómo calcular el IVA de forma sencilla

Calcular el IVA

Los trabajadores autónomos deben calcular el IVA que aplican a sus productos o servicios y que carga fiscalmente el consumo de los clientes. De hecho, cuando una persona decide emprender un negocio por su cuenta con la forma jurídica de empresario individual o trabajador autónomo, uno de los retos a los que debe enfrentarse es la gestión de los impuestos, entre los que destaca el IVA.

Te explicamos cómo #calcularIVA si eres autónomo Clic para tuitear

Pero, tranquilos, en este artículo no vamos a ponernos técnicos, porque para eso ya hay mucha literatura sobre el tema, sino que vamos a intentar explicar de forma muy didáctica cómo calcular el IVA fácilmente. Si eres trabajador autónomo tendrás que cobrar el IVA a tus clientes y hacerlo constar en las facturas que emitas, por una parte, y también tendrás que pagar IVA a tus proveedores. Finalmente, tendrás que presentar en la Agencia Tributaria declaraciones trimestrales del IVA, haciendo constar el IVA que has soportado y el IVA que has repercutido durante ese periodo.

El IVA es un impuesto indirecto

¿Qué significa que el IVA es un impuesto indirecto? Simplemente que la Agencia Tributaria no recauda el impuesto de forma directa del ciudadano que está obligado a pagarlo. En este caso, quien actúa como recaudador de Hacienda es el vendedor que presta un servicio o vende un bien y factura a su cliente el IVA.

Tipos de IVA

Antes de pasar a explicar cómo calcular el IVA es importante destacar que, actualmente, en España existen tres tipos de IVA: general del 21%, reducido del 10% y superreducido del 4%.

Tipos de IVA
Tipos de IVA aplicables en España. Fuente: Genealia

En función del servicio o bien que se preste o entregue, el tipo de IVA a aplicar será uno u otro.

La fórmula para calcular el IVA

Para saber cómo sacar el IVA sólo tienes que realizar un sencillo cálculo:

Calcular IVA: Precio sin IVA x Tipo de IVA en formato decimal

Si las matemáticas no son lo tuyo, no te preocupes, no salgas huyendo porque lo vamos a explicar a través de un ejemplo con el que lo verás claro.

Imaginemos que vendes camisetas que tú mismo diseñas y el precio que fijas para una camiseta que quiere comprarte un cliente es de 8 euros. Bien, este sería el precio sin IVA del producto. A continuación deberías calcular el IVA para saber cuánto cobrar en total a tu cliente por esa original camiseta que has diseñado.

En este caso, sabemos que el tipo de IVA aplicable es del 21%, pero esta cifra es un porcentaje y necesitas pasarla a formato decimal. Vale, muy bien, pero ¿cómo? Simplemente, dividiendo 21 entre 100, con lo que obtienes como resultado 0’21, que es el tipo de IVA expresado en decimales.

Cálcular IVA

Ahora ya dispones de los datos necesarios para calcular el IVA y, por lo tanto, también sabrás el precio total a cobrar a tu cliente por la camiseta:

IVA = 8,00 euros x 0,21 = 1,68 euros Este es el IVA de la camiseta

Por lo tanto, a tu cliente tendrás que cobrarle 8 euros + 1,68 euros = 9,68 euros en total.

Calcular el IVA es tan sencillo como multiplicar el precio por el tipo de IVA aplicable expresado en decimales

Y en la factura que crees para entregarle tendrás que desglosar estas cantidades de la siguiente forma:

  • Subtotal: 8,00€
  • IVA (21%): 1,68€
  • TOTAL: 9,68€

El procedimiento siempre es el mismo y sólo tendrás que tener en cuenta que puede variar el tipo de IVA a aplicar en función del servicio que prestes o del producto que vendas.

¿Qué pasa con el IVA que cobro?

Como hemos visto en el ejemplo que hemos explicado, al vender la camiseta a tu cliente has cobrado 1,68€ en concepto de IVA. Fenomenal, ¿no? En lugar de cobrar 8 euros has terminado cobrando 9,68 euros ¡fantástico! Espera, espera, ¿no irás a pensar que vas a quedarte con 1,68 euros así porque sí?

Lo cierto es que has estado trabajando para la Agencia Tributaria actuando como recaudador del IVA. Se lo has cobrado al cliente y lo tienes guardado, pero tendrás que dárselo a Hacienda. ¿Cuándo? Cuando presentes las declaraciones trimestrales del IVA como autónomo.

Eso sí, podrás compensar el IVA que has repercutido, es decir, el que has cobrado a tus clientes, con el IVA que te ha tocado pagar a ti como cliente que eres de tus proveedores. Si has pagado más IVA del que has cobrado, en la declaración trimestral obtendrás como resultado que Hacienda te tiene que devolver dinero. Pero si has cobrado o repercutido más IVA del que has soportado o pagado, te va a tocar pagar sí o sí la diferencia, para que queden los importes compensados.

Aunque esta ya es otra historia para contar en otra ocasión.

Quizás también te interese leer “Autónomos: IVA, IRPF, retenciones e ingresos a cuenta

 

Esperamos que te haya resultado útil este artículo. Si es así, ¡no dejes de valorarlo!

[Total:5    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.