La tributación de los bienes de segunda mano

La tributación de los bienes de segunda mano

En qué consiste la tributación de los bienes de segunda mano

La Agencia Tributaria, fruto de una consulta planteada por un particular que quería saber si vender a través de una página web objetos y enseres personales de segunda mano estaba gravado por algún impuesto, se reafirma en la obligatoriedad de que las compras y ventas de bienes de segunda mano en plataformas como eBay, Wallapop o Vibbo tributen por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. (Consulta Vinculante CV2170-17)

Las consultas vinculantes de la Dirección General de Tributos

En numerosas ocasiones, como contribuyente puedes tener dudas a la hora de interpretar correctamente las normas fiscales que regulan los tributos. Para resolverlas, la Agencia Tributaria pone a disposición de cualquier ciudadano, a través de la Dirección General de Tributos, las denominadas consultas vinculantes.

Es decir, para resolver tus dudas en materia fiscal puedes presentar esta consulta. Lo puedes realizar tu mismo o mediante una tercera persona que la presente en tu nombre.

Una vez que la consulta ha quedado registrada, la Agencia Tributaria está obligada a dar una respuesta en un plazo máximo de seis meses desde su presentación.

Lo verdaderamente relevante de la respuesta ofrecida por la Dirección General de Tributos es que tiene carácter vinculante tanto para la persona que la ha planteado como para la propia Administración.

¿Las compraventas entre particulares deben tributar?

Las compraventas entre particulares siempre han estado gravadas por impuestos. Por lo tanto, no es cierto que Hacienda grave a partir de ahora con un 4% las ventas online de objetos de segunda mano. Es decir, no se trata de un nuevo impuesto, sino de una interpretación más amplia de la legislación vigente.

En este sentido, el Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, por el que se aprueba el Texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, se encarga de establecer en su artículo 11 que la transmisión de bienes muebles deberán tributar al tipo del 4%.

Por lo tanto, el impuesto ya estaba creado, únicamente que al haberse multiplicado exponencialmente las ventas de bienes usados o de segunda mano a través de las plataformas citadas anteriormente, la Agencia Tributaria no quiere desaprovechar la oportunidad de recaudar por estas operaciones.

La Agencia Tributaria pone a disposición de cualquier ciudadano, a través de la Dirección General de Tributos, las denominadas consultas vinculantes

Podríamos llegar a pensar, por lo tanto, que la Administración llegue a solicitar las bases de datos a estas plataformas y apps para investigar las transacciones que quedan registradas.

¿Qué se entiende por bienes muebles de segunda mano?

Según el Código Civil tienen la consideración de bienes muebles «los susceptibles de apropiación y en general todos los que se pueden transportar de un punto a otro sin menoscabo de la cosa inmueble a que estuvieren unidos».

En las compraventas entre particulares a través de plataformas online o apps también toca pagar impuestos Clic para tuitear

Por lo tanto, podemos entender que los bienes muebles de segunda mano son todos aquellos que pueden trasladarse de un lugar a otro y están usados o reacondicionados. Por ejemplo, electrodomésticos, ordenadores, móviles, o mobiliario.

Los impuestos que debes pagar como comprador

Como comprador de un bien de segunda mano, deberás liquidar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales en su modalidad de transmisión patrimonial onerosa.

Este impuesto ha sido transferido a las Comunidades Autónomas por delegación del Estado, teniendo las mismas competencia para fijar los tipos de gravamen. Casi todas las Comunidades Autónomas han establecido el tipo del 4% en esta clase de operaciones entre particulares.

Tú mismo puedes realizar la liquidación del impuesto presentando el Modelo 600 de la AEAT cumplimentado, dentro del plazo de 30 días desde la compra. También puede calcularlo y presentarlo una tercera persona en tu nombre.

En Asesoría Genealia® te asesoramos y calculamos el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Los impuestos que debes pagar como vendedor

Si eres el vendedor y con la venta del bien de segunda mano has obtenido una ganancia o plusvalía, estarás obligado a integrarla en tu Declaración de la Renta. Además, siempre puedes realizar una simulación de tu Declaración de la Renta antes de presentarla en la Agencia Tributaria para ver cuánto deberás tributar.

Llegados a este punto, recuerda que cuando compres por internet, por ejemplo, una cámara fotográfica a un particular o si se la compras a un compañero de trabajo, o incluso, si la adquieres por Wallapop, estarás obligado a pagar a Hacienda el 4% del valor de la cámara usada (aunque ya hemos explicado que el tipo de gravamen lo fija cada Comunidad Autónoma).

A modo de ejemplo:

Juan compra a María una bicicleta usada, a través de Wallapop, por 50 euros.

Juan dispone de un plazo de 30 días desde la compra (en la mayoría de los casos realizada de forma verbal) para presentar el Modelo 600 en la Agencia Tributaria. La cantidad a pagar por Juan en concepto de Impuesto de Transmisiones Patrimoniales será de 2 euros.

Por lo que respecta a María, sería conveniente que conservara la factura o ticket de compra de la bicicleta para poder justificar, en caso de requerimiento de la Agencia Tributaria, que no ha obtenido ganancia patrimonial por la venta, si así fuera el caso. De esa forma, no tributaría por la venta.

Si, por el contrario, María hubiera obtenido una ganancia con la venta de la bicicleta (la vende por más de lo que le ha costado) estaría obligada a tributar por el IRPF en forma de renta de ahorro.

¿Qué ocurre si no se declara la compra o la venta?

Si la Agencia Tributaria detecta que has obtenido una ganancia patrimonial por la venta del bien de segunda mano y no lo has incluido en tu Declaración de la Renta anual (estando obligado a presentarla), te sancionará.

En el peor de los supuestos, intentará la notificación de una declaración paralela en la que incluirá una multa exigiendo el ingreso de la cantidad que has dejado de ingresar junto con el recargo correspondiente. Lo mismo puede decirse para el comprador que no liquide el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales.

En conclusión, toda transacción entre particulares de bienes usados está técnicamente sujeta y no exenta del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), sin tener en cuenta importes o características del objeto.

 

¿Te ha parecido interesante el artículo?