Grados de parentesco

Grados de parentesco

Los grados de parentesco nos dan una idea de lo lejano que es un familiar respecto a nosotros mismos. Reflejan el vínculo que existe entre las personas pertenecientes a una misma familia.

Entender el grado de parentesco respecto a nuestros familiares nos puede resultar útil no sólo de cara a beneficiarnos de algún derecho laboral, como permisos por enfermedad o fallecimiento de algún pariente, sino también a la hora de heredar, o para elaborar un árbol genealógico de nuestros antepasados.

En este artículo, nos centraremos en el último supuesto.

El árbol genealógico y los grados de parentesco

Una vez realizada la investigación genealógica de los antepasados de una persona, resulta casi necesario representar toda la información obtenida en un genograma o mapa de personas. Es decir, un formato para dibujar el árbol genealógico que nos permita observar de forma óptima las relaciones familiares de tres generaciones o más.

En primer lugar, se debe determinar el número de generaciones que se desea representar en el árbol genealógico. El código civil español establece el parentesco por el número de generaciones que separan a una persona de otra, formando cada generación un grado de parentesco.

Los #gradosdeparentesco en los árboles genealógicos Clic para tuitear

La sucesión de grados de parentesco forma la llamada línea de sucesión, que puede ser:

  • recta o directa: la forman las personas que ascienden o descienden unas de otras. Además, la línea de sucesión recta puede ser descendente, cuando vincula a una persona con las personas que descienden de ella, o ascendente, cuando vincula a una persona con las personas de las que desciende.

Línea de sucesión recta

  • colateral o indirecta: la forman las personas que no descienden unas de las otras pero proceden o descienden de un mismo tronco o raíz.

Línea de sucesión colateral o indirecta

Ejemplos de grados de parentesco

Vamos a ejemplificar lo explicado anteriormente para resultar más didácticos y claros, puesto que en función de si la línea de sucesión es recta o colateral, la contabilización de los grados de parentesco es distinta.

Ejemplo en la línea de sucesión recta

Línea de sucesión recta ascendente: una persona dista un grado de su padre, dista dos grados de sus abuelos y dista tres grados de sus bisabuelos.

Ejemplo línea recta ascendente

Línea de sucesión recta descendente: un abuelo dista un grado de sus hijos, dista dos grados de sus nietos y dista tres grados de sus bisnietos.

Ejemplo línea recta descendente

Ejemplo en la línea de sucesión colateral

En este caso, debemos contar, en primer lugar, como en la línea de sucesión recta y, luego, debemos contar descendiendo hasta la persona respecto a la cuál deseamos conocer el grado de parentesco.

Así, dos hermanos distan dos grados entre sí. Partiendo del hermano A, siguiendo la línea de sucesión recta, llegaríamos hasta su padre en un primer grado de parentesco, puesto que constituye la raíz común y también es padre del hermano B.

A continuación, descendemos desde el padre hasta el hermano B, que es el objetivo, debiendo sumar un grado más de parentesco. Por lo tanto, los dos hermanos distan entre sí dos grados.

Otro ejemplo lo constituiría el grado de parentesco existente entre un tío y un sobrino. Partimos del sobrino (yo), siguiendo la línea de sucesión recta por la cual llegaríamos hasta su abuelo, puesto que constituye la raíz común, ya que también es el padre del tío. Por lo tanto, tenemos dos grados de parentesco pero, a continuación, debemos descender hasta el tío, que es el objetivo.

Ejemplo línea de sucesión colateral

Así, debemos sumar un grado más de parentesco. En conclusión, tío y sobrino distan entre sí tres grados.

Grados de consanguinidad y afinidad

No podemos finalizar sin citar los grados de consanguinidad, referidos al grado de parentesco correspondiente a miembros de la propia familia. Por otra parte, están los grados de afinidad, referidos al grado de parentesco correspondiente a los familiares del cónyuge de una persona.

En este artículo hemos hecho alusión a los grados de parentesco entre miembros de la propia familia, es decir, está presente la consanguinidad. Pero también existen vínculos entre una persona y los miembros de la familia de su cónyuge, en este caso denominados grados de afinidad.

En esta categoría de vínculo por afinidad pero no consanguíneo están contemplados los cuñados, los suegros o los tíos políticos. ¿Cómo contabilizamos los grados de parentesco en este caso? Es muy sencillo, puesto que una persona es pariente por afinidad de todos los parientes consanguíneos de su cónyuge en la misma línea y grado que este lo es de ellos.

Así, los suegros de una persona son parientes de primer grado de afinidad, ya que son parientes de primer grado de consanguinidad de su cónyuge.

 

Escribe comentarios y, si tienes dudas, plantéalas e intentaremos ayudarte.

Quizás también pueda interesarte ¿Quiénes fueron mis antepasados?

[Total:16    Promedio:4.9/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.