Libros del autónomo: novedades 2019

Novedades en los libros del autónomo

Novedades introducidas en los libros del autónomo

El pasado día 18 de julio entró en vigor la Orden HAC/773/2019, de 28 de junio, por la que se regula la llevanza de los libros del autónomo en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Afecta principalmente a los libros del trabajador autónomo que desarrolle una actividad empresarial cuyo rendimiento se determine en la modalidad simplificada del método de estimación directa.

También afecta a aquellos que realicen una actividad empresarial en estimación directa que, de acuerdo con el Código de Comercio, no tenga carácter mercantil.

Regulación anterior de los libros del autónomo

Hasta ahora, la regulación de los libros del autónomo se realizaba mediante la Orden de 4 de mayo de 1993 por la que se regula la forma de llevanza y el diligenciado de los libros-registro en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Dicha Orden fue objeto de dos modificaciones, llevadas a cabo por la Orden de 4 de mayo de 1995 y la Orden de 31 de octubre de 1996. Pero a partir de ahora hay que ajustarse a lo establecido por la Orden Ministerial HAC/773/2019, de 28 de junio.

Factura simplificada

Esta Orden regula a lo largo de trece artículos las obligaciones de llevanza de los libros del autónomo como contribuyente del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Principales novedades que afectan a los libros registro del autónomo

Del estudio de los trece artículos que integran esta nueva normativa sobre la llevanza de los libros registros en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, podemos destacar las siguientes novedades:

Identificación fiscal de las personas implicadas en la operación contable

El texto comienza exigiendo la obligación de anotar en los libros de ventas e ingresos, y en los libros de compras y gastos, el número de identificación fiscal de la otra empresa implicada en la operación.

El pasado día 18 de julio entró en vigor la Orden HAC/773/2019, de 28 de junio, por la que se regula la llevanza de los libros registros en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Afecta principalmente a los libros del trabajador autónomo que desarrolle una actividad empresarial cuyo rendimiento se determine en la modalidad simplificada del método de estimación directa.

Publicación de libros de registro en la sede electrónica de la AEAT

Del mismo modo, la Agencia Estatal de Administración Tributaria publicará en su página web un formato tipo de libros registros. Esta medida tiene como finalidad ayudar al trabajador autónomo en sus obligaciones tributarias.

Sin duda, la implementación de esta medida trata de dar asistencia al autónomo en el cumplimiento de las obligaciones tributarias formales registrales. Con ello se consigue ofrecer seguridad jurídica y certeza en el contenido mínimo que pueda exigirse sobre los mismos.

Las novedades legislativas respecto a los libros del #autónomo Clic para tuitear

El objetivo, según recalca la normativa, es facilitar el cumplimiento de las actividades fiscales en los profesionales.

Libros registros en actividades empresariales y profesionales

Los autónomos que llevan a cabo actividades empresariales cuyo rendimiento se determine en la modalidad simplificada del método de estimación directa están obligados a la llevanza y conservación de los siguientes libros registros:

a) Libro registro de ingresos.
b) Libro registro de gastos.
c) Libro registro de bienes de inversión.

Por su parte, los trabajadores autónomos que desarrollen una actividad profesional cuyo rendimiento también se determine por el método de estimación directa, en cualquiera de sus modalidades, están obligados a la llevanza y conservación de los libros anteriores, y además, el libro registro de provisiones de fondos y suplidos.

Observancia de requisitos formales

El artículo 9 de la cita orden ministerial establece la obligación de observar determinados requisitos formales. Por ello, los libros del autónomo mencionados deberán ser llevados, «con claridad y exactitud, por orden de fechas, sin espacios en blanco y sin interpolaciones, raspaduras ni tachaduras y se totalizarán, en todo caso, por trimestres y años naturales».

Pago fraccionado del IRPF (modelo 130)

Todas las anotaciones registrales se deben hacer expresando los valores en euros. De ahí que «cuando la factura u otro documento justificativo se hubiese expedido en una unidad de cuenta o divisa distinta del euro, tiene que efectuarse la correspondiente conversión para su reflejo en los libros registros».

Los libros del autónomo pueden llevarse a cabo por medios electrónicos o informáticos. En este caso, deben conservarse los programas, archivos y ficheros informáticos que les sirvan de soporte.

En Asesoría Genealia® gestionamos todas tus obligaciones como autónomo a nivel fiscal, laboral, contable y jurídico. Nos adaptamos a ti y a tu negocio con distintos planes de gestión y asesoría para autónomos.

Es importante tener presente que, según la normativa, «se debe facilitar la conversión de dichos datos a formato legible cuando la lectura o interpretación de los mismos no fuera posible por estar encriptados o codificados».

Plazo para las anotaciones registrales

Del plazo para llevar a efecto las anotaciones registrales se encarga el artículo 10 de la citada orden. En este sentido, se establece que las operaciones objeto de anotación registral deben registrarse antes de que finalice el plazo para realizar la declaración e ingreso de los pagos fraccionados del IRPF.

Igualmente, incide la Orden en que «las facturas recibidas deberán anotarse en el correspondiente libro registro por el orden en que se reciban, y dentro del período impositivo en que proceda efectuar su deducción«.

Rectificación de las anotaciones registrales

El artículo 11 de la orden se ocupa de establecer el momento en que se han de efectuar las rectificaciones de las anotaciones registrales.
Cuando el trabajador autónomo incurra en algún error u omisión al efectuar la anotacón registral en el libro de registro, debe rectificarla en el mismo momento que lo advierta.

Obligación de conservación de las anotaciones registrales

Por último, el artículo 13 de la orden objeto de estudio, deja claro que los trabajadores autónomos están obligados a conservar, durante el plazo máximo de prescripción, todos los justificantes, facturas y demás documentos acreditativos de las operaciones, gastos, e ingresos realizados en el seno de la actividad.

Del mismo modo, el trabajador autónomo debe exhibir estos documentos ante los órganos competentes de la Administración tributaria, cuando sean requeridos al efecto.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo?

[Total:0    Promedio:0/5]