¿Hay que pagar impuestos por una cesta de Navidad?

¿Hay que pagar impuestos por una cesta de navidad?

¿Sábes si debes pagar impuestos por una cesta de Navidad?

Un año más, llega la Navidad. Con suerte, recibirás una cesta de Navidad de tu empresa y puede que, además, te animes participando en alguna rifa o comprando papeletas en algún local de tu barrio, en el hipermercado en el que acostumbras a realizar la compra, o en uno de los restaurantes más cercanos a tu domicilio o centro de trabajo con la esperanza de ser premiado con un lote de interesantes productos.

Es importante que distingamos entre las cestas de Navidad que regalan las empresas a sus trabajadores de las que pueden conseguirse fruto de una rifa o sorteo. La importancia radica en la forma de tributar de una y otra.

En este artículo te explicamos qué impuestos debe pagar la persona que recibe una cesta de Navidad.

Cesta de Navidad obtenida en una rifa o sorteo

¿Quien no ha participado alguna vez en un sorteo organizado por un local de barrio, alguna gasolinera, peluquería o incluso por el colegio de un familiar? Normalmente, el premio suele consistir en una cesta navideña o un lote de productos variados.

El procedimiento de adjudicación es sencillo: el premio se adjudica en función del número que resulte premiado en el Sorteo de Navidad de cada año.

El ganador debe saber que la ley exige que se tribute por el hecho de haber recibido este premio.

Los premios que se reciben no son dinero en metálico, sino que son bienes materiales o experiencias. En la mayoría de los casos, estos regalos contienen bienes muy variados: motocicletas, vehículos, relojes, productos de alimentación, aparatos electrónicos, viajes, cursos intensivos o todo tipo de planes de ocio.

Los impuestos por una cesta de Navidad obtenida en un sorteo o recibida de tu empresa Clic para tuitear

Pero la ley considera que el ganador de estos regalos navideños obtiene una ganancia patrimonial que deberá declarar en su Declaración de la Renta.

En esta circunstancia, los premiados necesitarán disponer de solvencia ya que tendrán que hacer frente al pago correspondiente a Hacienda por dicha ganancia patrimonial.

Por eso, si tú eres uno de ellos, deberás tenerlo en cuenta. No sólo porque deberás pagar la cantidad correspondiente en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), sino también porque, en caso de ser agraciado, por ejemplo, con una moto o un coche deberás pagar el impuesto de matriculación, circulación y los cambios de titularidad en Tráfico.

En Asesoría Genealia® nos encargamos de elaborar y presentar tu Declaración de la Renta. Evita, con asesoramiento fiscal profesional recibir posibles recargos por falta de presentación de una declaración.

Cesta de Navidad entregada por tu empresa

En España es costumbre de muchas empresas obsequiar a sus empleados con un lote o una cesta de Navidad. En cierto modo, es una manera que tiene la dirección de la empresa de demostrar a sus trabajadores su gratitud y satisfacción por el trabajo realizado.

Quizás no lo sabías, pero estas cestas tributan ya que se consideran retribuciones en especie no exentas.

Una cosa es que la cesta de Navidad sea un gasto deducible o no para la empresa que la entrega y otra bien diferente lo que ocurre con el trabajador.

Por ello, la cesta de Navidad, aun entregada de forma voluntaria por tu empresa como gesto de gratitud hacia ti, tiene la consideración fiscal de renta en especie.

Pagar impuestos por una cesta de navidad regalada por tu empresa

¿Cómo te afecta fiscalmente recibir una cesta de empresa?

Para el trabajador que la recibe es una renta en especie sujeta y no exenta a retención a cuenta en el IRPF por parte de su empresa. Por lo tanto, el obsequio debe acompañarse de la retención e ingreso a cuenta en el Tesoro Público. De esta forma el valor estimado de tu cesta, valorado a precio de mercado, debería incluirse en tu nómina de trabajador.

En conclusión, a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) estos regalos se consideran un rendimiento íntegro del trabajo (artículo 17 de la Ley de IRPF) y por tu condición de trabajador, únicamente deberás hacerlo constar en tu Declaración de la Renta.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo?