El IRPF en la factura del autónomo

IRPF en la factura del autónomo

Las retenciones del IRPF en la factura del autónomo

Con el siguiente artículo podrás conocer quiénes están obligados a practicar retención en sus facturas, los diferentes tipos aplicables a los nuevos profesionales autónomos, así como el tipo de retención a practicar por los profesionales autónomos en el año 2018 en sus facturas.

¿Qué son las retenciones del IRPF?

Las retenciones del IRPF en la factura del autónomo se consideran anticipos que se efectúan a favor de la Agencia Tributaria en previsión del resultado esperado en la futura declaración de la renta o IRPF (modelo 100).

Ten en cuenta que si las retenciones efectuadas a lo largo del año han sido elevadas, cuando llegue el momento de presentar tu declaración anual de la renta el resultado te será favorable siendo a devolver, mientras que si han sido bajas, te saldrá a ingresar a favor de la Agencia Tributaria.

No olvides que el obligado a aplicar la retención es el pagador, por esta razón le deja de pagar al emisor de la factura (el prestador del servicio) un porcentaje del importe total de los servicios que figura en la nómina o la factura. De esta forma, la cantidad en concepto de retención será ingresada posteriormente por el pagador a la Agencia Tributaria al final de cada trimestre natural en nombre del prestador del servicio al que se le descontó.

¿Qué efectos tiene el IRPF en la factura del autónomo?

El efecto final de la retención es neutro, ocurriendo lo siguiente:

  • El pagador acabará pagando el importe total de la factura, porque la retención la ingresa posteriormente en la Agencia tributaria.
  • El  prestador del servicio o emisor de la factura cobra el importe neto de la factura o nómina (descontada la retención) ya que el resto lo cobrará al hacer su declaración de la renta o liquidar el impuesto de sociedades. Es por ello que, Hacienda le devolverá este importe o lo restará del resultado que le sale a pagar en la declaración si éste fuera superior.

Es importante que sepas que si el cliente recibe una factura de un proveedor con una retención mal practicada o que no incluya la retención cuando debería llevarla, el responsable ante la administración tributaria será el que recibe la factura (el pagador) y no quien la ha emitido.

¿Quiénes deben practicar la retención del IRPF en la factura y qué tipo se debe aplicar?

En primer lugar, debes tener presente que no todos los trabajadores autónomos están obligados a practicar retención en sus facturas. De este modo, los autónomos que están dados de alta en alguna de las actividades del Impuesto de Actividades Ecónomicas (IAE) comprendidas en la Sección 1, es decir, en alguna de las actividades empresariales, no estarán obligados a hacer constar retención del IRPF en la factura.

Retención del irpf

Por el contrario, los trabajadores autónomos que estén dados de alta en el IAE en alguna de las actividades comprendidas en las secciones segunda y tercera, es decir, en alguna de las actividades profesionales y/o artísticas, respectivamente, sí estarán obligados, como norma general a incluir la retención del IRPF en la factura.

En cuanto al tipo de retención que deben aplicar en las factura, para el ejercicio 2018 está establecido en el 15%. Para los nuevos trabajadores autónomos dados de alta en actividades profesionales, podrán aplicar en sus facturas un tipo reducido del 7% que será efectivo durante el año del inicio de la actividad y los 2 años siguiente. Igualmente, para poder acogerse a este tipo reducido, será necesario no haber estado de alta en una actividad económica en los 12 meses anteriores.

Te explicamos en qué consiste el #IRPF y cómo aplicarlo en tu factura si eres #autónomo Clic para tuitear

Los autónomos con rendimientos íntegros inferiores a 15.000 euros anuales

Este grupo de autónomo podrán aplicar el tipo del 15%. Recalcar que este nuevo tipo se incluyó con la Reforma Fiscal 2014 y se aplica desde el 4 de julio de 2014, sin embargo, con las medidas aprobadas en el mes de julio de 2015, al generalizarse el 15%, esta medida quedó suprimida.

Respecto de los trabajadores autónomos acogidos a alguna de las actividades en estimación objetiva (módulos), aplicarán en sus facturas el 1% al igual que las actividades ganaderas de engorde de porcino y avicultura.

Si el cliente recibe una factura de un proveedor con una retención mal practicada o que no incluya la retención cuando debería llevarla, el responsable ante la administración tributaria es el que recibe la factura (el pagador) y no quien la ha emitido.

Por último, indicarte que aplicarán un tipo del 2% en sus facturas, los autónomos que desarrollen actividades agrícolas y restantes actividades ganaderas así como las forestales.

¿Cómo se calcula el IRPF en las facturas?

Recordemos que los autónomos profesionales deben aplicar en sus facturas el IVA, pero además, deben aplicar la retención de IRPF que les corresponda. Este importe deberá restarse dentro del cálculo del importe final de la factura.

Aunque es una operación muy sencilla, te explicamos cómo realizar el cáculo:

Ejemplo.

Base Imponible del servicio realizado: 500 euros
Menos 15% IRPF: – 75 euros (500 euros multiplicado por 0,15 o 15%)

Para calcular el IVA deberá aplicarse el tipo que corresponda sobre la base imponible de 500 euros y no sobre el resultado de restar la retención. De esta forma el importe total de la factura quedaría de la manera siguiente:

Base Imponible: 500 euros
Menos 15% IRPF: 75 euros (500 euros multiplicado por 0,15 ó 15%)
21% de IVA: 105 euros (500 euros multiplicado por 0,21 ó 21%)
Total Factura: 530 euros (500 euros, menos 75 euros, más 105 euros)

Las retenciones más habituales

En cuanto a las rentas más habituales que se encuentran sujetas a retención, son las siguientes:

  • La retención a los trabajadores en cada nómina.
  • La practicas en las facturas de alquiler de los propietarios de locales e inmuebles que se alquilan para la actividad económica. Si eres autónomo o empresa y tienes alquilado un inmueble (local, oficina o nave industrial) en donde desarrollas tu actividad, tendrás que presentar el modelo 115 consistente en una declaración trimestral de retenciones.
  • Retención a los “profesionales liberales” en las facturas que envían por sus servicios prestados.
  • Aquellas practicadas en las facturas que envían algunos empresarios (personas físicas) que realizan determinadas actividades que están tributando en módulos (estimación objetiva).
  • La retención de carácter financiero por el pago de dividendos a socios o de intereses de algunos préstamos recibidos.

Quizás también te interese leer “Autónomos: IVA, IRPF, retenciones e ingresos a cuenta

 

Esperamos que te haya resultado útil este artículo. Si es así, ¡no dejes de valorarlo y añadir comentarios!

[Total:4    Promedio:5/5]