¿Quiénes fueron mis antepasados?

Quiénes eran mis antepasados

La afición por la genealogía ha ido en aumento en los últimos tiempos, en los que puede que tú también te hayas preguntado quiénes fueron tus antepasados. La curiosidad por saber cómo se llamaban, a qué se dedicaban, dónde vivían, o la causa de su fallecimiento lleva cada vez a más personas a querer indagar en su pasado familiar.

¿Cómo reconstruyo mi pasado familiar?

Si estás leyendo este artículo damos por hecho que te encuentras entre las personas que quieren reconstruir su pasado familiar y conocer más acerca de sus orígenes y sus antepasados.

Inicialmente tendrás que plantearte cuál quieres que sea el alcance de tu investigación, es decir, hasta qué fecha quieres remontarte en la búsqueda. Para ello debes tener en cuenta las fuentes de información disponibles, puesto que son las que te van a facilitar o imposibilitar obtener los datos que buscas.

Obviamente, partirás de los datos personales y familiares de los que dispongas y, a partir de ellos, podrás ir conociendo a tus antepasados, desde los más recientes a los más lejanos, realizando búsquedas en las fuentes disponibles.

“debes tener en cuenta las fuentes de información disponibles, puesto que son las que te van a facilitar o imposibilitar obtener los datos que buscas”

El objetivo es obtener la información necesaria sobre tus antepasados para poder plasmarla en un árbol genealógico que luego puedas mostrar con satisfacción como recompensa al trabajo realizado.

¿Dónde busco información sobre mis antepasados?

¡Nadie ha dicho que la tarea vaya a ser sencilla! Básicamente, te adelantamos que la documentación que se puede consultar con el objeto de hallar la información que satisfaga tus expectativas es la siguiente:

Personal: libros de familia, libros escolares, esquelas, títulos de propiedad o notas simples, por ejemplo.

Civil: certificados de nacimiento, matrimonio y defunción, expedidos por el Registro Civil. Eso sí, debes tener en cuenta que el Registro Civil entró en funcionamiento en 1871, por lo tanto, partimos de esa fecha para obtener dicha documentación.

Eclesiástica: partidas de nacimiento, matrimonio y defunción, contenidas en los libros parroquiales. Desde el Concilio de Trento, en 1563, las parroquias han ido anotando estos hechos en sus libros, por lo tanto, son una fuente de vital importancia a la hora de encontrar información sobre tus antepasados.

Militar: archivos militares, Centro Documental de la Memoria Histórica, o Instituto de historia y cultura militar. En este caso, puedes encontrar documentación relacionada con personas que hayan tenido algún tipo de vinculación con el ejército ya sea porque se hayan dedicado de forma profesional, porque cumplieran el servicio militar obligatorio (“la mili”) o porque los reclutaran por fuerza, por ejemplo, como ocurre en épocas de guerra.

¿Cómo podemos ayudarte?

En Genealia somos especialistas en llevar a cabo investigaciones genealógicas, así que si te interesa la genealogía pero no puedes o no quieres dedicar el tiempo que requiere esta ciencia, realizamos el trabajo por ti.

Si no quieres cometer errores dada la dificultad que en algunas ocasiones entraña la búsqueda de ascendentes en documentos y archivos en cuanto al lenguaje, el idioma, las abreviaturas, la caligrafía, las fechas, los lugares, el orden de los apellidos, las paternidades ficticias, u otros, contrata nuestros servicios y nos encargaremos de todo.

Realizamos las gestiones para obtener los documentos cómodamente para ti, e incluso diseñamos tu árbol genealógico o el de cualquier otra persona a la que quieras sorprender con un regalo emotivo y original, o puedes solicitar presupuesto para investigaciones genealógicas completas ¡sin compromiso!

 

Escribe comentarios y, si tienes dudas, plantéalas e intentaremos ayudarte.

Quizás también te interese leer sobre los “Grados de parentesco”.

[Total:16    Promedio:4.8/5]